Retraso en la entrega de inmuebles

Comprar una vivienda es un sueño para muchas personas. Por ello, a la hora de iniciar el negocio debemos tener claras las normas que protegen nuestros derechos como compradores y los riesgos que se corren en este tipo de transacciones. 

 

Especial cuidado ameritan las compras de viviendas en plano y la posibilidad de que se susciten retrasos en su entrega. Conozcamos un poco más al respecto.

 

Tiempo de entrega de la vivienda

 

Una vez convencido de comprar una vivienda en plano, el siguiente paso será firmar un contrato de compraventa de la misma, donde una de las partes es la promotora-vendedora y la otra el comprador. En ese documento se estipularán todas las condiciones que regirán desde ese momento su relación con la promotora hasta la entrega definitiva del inmueble (esto teniendo en cuenta las garantías por defectos de construcción).

 

En tal sentido, se deberán establecer las condiciones esenciales de la negociación, entre las cuales podemos enumerar: precio del inmueble, formas de pago, especificaciones de la vivienda y el tiempo en el que la promotora-vendedora hará la entrega efectiva de la vivienda, entre otras.

 

El tiempo o lapso específico de entrega

 

Concentrémonos en el tiempo de entrega de la vivienda. Se debe estar consciente de que esa casa o piso por el que se firmó ese contrato, aún es un proyecto o como mínimo aún no se ha terminado de edificar. Ante esta situación, debe establecerse en ese instrumento contractual la fecha exacta en la que el vendedor hará entrega de la casa al comprador. 

 

Para lo anterior, la promotora-vendedora, gracias a su experticia y conocimiento en materia de construcción debe conocer los tiempos racionales para que dicho proyecto sea concluido y con ello establecer una fecha lógica de entrega.

 

Cláusula de tiempo de entrega

 

Ahora bien, la cláusula que rija el tiempo de entrega de la vivienda debe ser clara, sin lapsos confusos o indeterminados y mucho menos que dejen a total discrecionalidad de la promotora el momento de entrega. Así lo han establecido los tribunales de nuestro país, según los cuales podrán calificase como cláusulas abusivas aquellas que no cumplan con las características señaladas. Como consecuencia de ello, se tendrán como no incluidas en el contrato y el comprador podría solicitar al juez la fijación de un plazo cierto. 

 

Asimismo, también pueden existir cláusulas en las que se establezcan penalidades por retardo. Caso en el cual, las partes acuerdan que, por cada día de retardo en la entrega, la promotora deberá pagar un determinado monto. Estas estipulaciones se recomiendan, ya que facilitan la determinación de los plazos exigibles al vendedor.

 

¿Cuándo se configura el retardo en la entrega en Madrid?

 

Se puede hablar de retardo en la entrega de la vivienda cuando, habiendo llegado el día establecido en el contrato para hacer la entrega efectiva de bien, la parte vendedora no cumple esta obligación. 

 

En otras palabras, al cumplirse el plazo previamente pactado por las partes, el inmueble debe encontrase completamente terminado y contar con todas las licencias y permisos necesarios para que el comprador lo habite; en caso contrario estaremos ante un retardo.

 

¿Qué pasa si la inmobiliaria no cumple con la fecha de entrega?

 

Evidentemente, encontrarse en esta situación puede ser agobiante y generar mucha ansiedad en el comprador quien ve en riesgo no sólo el tiempo que ha esperado por esa vivienda, sino también el dinero invertido. Pero no debe preocuparse, existen mecanismos legales que lo protegen ante este incumplimiento o cumplimiento defectuoso por parte de la promotora.

 

De manera que, configurada la demora en la entrega, lo primero que le recomendamos es acudir a la brevedad a un abogado inmobiliario, quien podrá guiarlo e informarle con precisión el estado de su caso. 

 

En este punto, podrá hallarse en alguno de estos escenarios:

 

Retraso grave

 

Al respecto, enteremos por graves el hecho que, al hacer estimaciones de ejecución y entrega, se llega a la conclusión obvias de que la promotora no podrá cumplir próximamente con la entrega. Inclusive se prevé que no podrá cumplir definitivamente con el proyecto. 

 

La opción más acertada, es instar la resolución del contrato de compraventa, esto con la correspondiente devolución de las cantidades entregadas a cuenta.

 

Retraso leve

 

Por otra parte, si de la evaluación de la situación se determina que el retraso es sólo de unas semanas o meses, pero todo indica que la promotora cumplirá con la entrega definitiva del inmueble, procede una reclamación de una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados por el retraso de la promotora-vendedora. 

 

Para este supuesto, se debe aclarar que los daños y perjuicios reclamados deben ser consecuencia directa del retraso. Es decir, aquellos daños y perjuicios que no se hubiesen generado si la promotora hubiera cumplido con el tiempo de entrega. Ejemplo típico de ello, son los gastos por alquileres en los que haya tenido que incurrir el comprador con posterioridad a la fecha en la que debía entrar en posesión de su vivienda.

 

Asimismo, se reconocen como tal, los gastos en depósitos o guardamuebles que no habrían tenido lugar de haberse entregado el inmueble a tiempo.

 

Aquí es importante destacar que existe jurisprudencia que no sólo reconoce los daños y perjuicios con ocasión del retardo, sino que determinan que el retraso en sí mismo constituye un daño, al privar a su propietario del efectivo uso del bien, por lo que bien podría recibir una indemnización sin tener que probar la existencia de un perjuicio adicional.

¡Contáctanos! Solicita tu Presupuesto

Abrir chat
1
Hola ¿En qué podemos ayudarte?