Vivienda no entregada

Comprar una vivienda es una gran meta personal; sin embargo, lograr la materialización de la misma puede llegar a ser complicado. Además de la gran cantidad de dinero involucrada en estas operaciones, las partes están expuestas a una serie de riesgos derivados de la compraventa de un inmueble. 

 

Esta situación se hace especialmente compleja cuando de la compra de una vivienda sobre plano se trata, donde hay probabilidades de que la entrega no se efectúe.

 

¿Cuándo nos encontramos frente a un supuesto de vivienda no entregada?

 

Ante la posibilidad de comprar una vivienda nueva o de segunda mano, muchos eligen la primera opción. Es así que, se dirigen a una promotora inmobiliaria, que les ofrece una solución habitacional, confortable, de gran calidad, que cumple con todas las normas urbanísticas y con acabados de primera. Claro está, todo esto es parte de un proyecto, así que lo que les están ofreciendo en este momento es una vivienda sobre plano, esa casa ideal aún no existe.

 

Sin embargo, el comprador se compromete y firma un contrato de compraventa con esa promotora según el cual será propietario de una unidad de ese proyecto. En tal sentido, se especifican todas las cualidades que reunirá la misma, un precio y las formas en las que se abonarán en cuenta al precio final algunos adelantos. Asimismo, se señala con claridad la fecha en la que se hará la entrega efectiva de la vivienda debidamente escriturada y con su licencia de primera ocupación.

 

Pero, llegada esa fecha de entrega efectiva, y a pesar de haber abonado los pagos en cuenta, nunca le entregan la vivienda. La situación puede empeorar, pues en la mayoría de los casos la promotora con la que se firmó el contrato y a la que se le hicieron dichos abonos ahora es insolvente, por lo que no sólo no entregará la casa terminada sino que tampoco le devolverá lo pagado. ¿Se identifica? ¿Qué hacer ahora?

 

¿Qué hacer cuando la constructora no cumple con la entrega de la vivienda?

 

La situación antes descrita, fue a la que se tuvieron que enfrentar miles de compradores en la pasada crisis inmobiliaria, de la que España no quedó exenta. Por lo tanto, es importante conocer las posibilidades legales que tiene para reclamar ante esta eventualidad.

 

Los plazos, el tiempo de reclamo

 

Lo primero que se debe tener claro son los plazos de los que dispone para iniciar su reclamación. Es importante destacar, que si deja correr estos tiempos no podrá solicitar la devolución de su dinero. Ante cualquier duda al respecto, contáctenos y con mucho gusto le orientaremos, pero en líneas generales podemos señalar los siguientes plazos:

 

Bajo la Ley 57/1968

 

Primero, debemos distinguir el año en el que se formalizó la compraventa sobre plano. Si fue antes del 1 de enero de 2016, se regirá por la ley 57/1968, según la cual las promotoras debían garantizar la devolución de las cantidades entregadas a cuenta con un seguro o aval bancario. Dinero que debía ser depositado en una cuenta especial con el único fin de la construcción de las viviendas.

 

Si llegado el plazo pactado, no se realizaba la entrega de la vivienda al comprador, este podía resolver el contrato solicitando la devolución de su dinero más los intereses que hubiese generado.

 

Además, estableció el Tribunal Supremo que, de no existir seguro o aval sobre estas cantidades entregadas a cuenta, el comprador podía reclamar al banco en donde realizó los depósitos. Esta responsabilidad, derivaba del incumplimiento legal de parte del banco, de exigirle a la promotora el seguro o aval. De esta manera, no importaba si la promotora quebraba, pues se podría reclamar a la aseguradora o al banco que recibió los depósitos.

 

En este sentido, esta interpretación permitió extender a 15 años el plazo de prescripción de esta acción. Por lo que muchos de los que creían perdido su dinero, tuvieron la oportunidad de reclamarlo. 

 

Ahora bien, este plazo vencía originalmente el 7 de octubre de 2020. Motivado al Estado de Alerta por la Covid-19 este período se vio extendido hasta principios de 2021. De manera que estas reclamaciones ya no se pueden llevar a cabo.

 

En la actualidad

 

A partir del 1 de enero de 2016, entró en vigor una nueva regulación sobre esta obligación de garantizar la devolución de estas cantidades. En este sentido, el consumidor tiene ahora dos años, contados desde la fecha incumplida de entrega de la vivienda, para resolver el contrato y reclamar su dinero.

 

Una vez se haya resuelto el contrato, y habiendo solicitado a la promotora la devolución de su dinero, sin respuesta satisfactoria, el comprador tiene cinco años para reclamar estas cantidades abonadas para la construcción de la vivienda. Esta reclamación puede ser a la aseguradora, en caso de que la promotora contara con este seguro o al banco que le concediera crédito a la promotora, en aplicación del artículo 1964 del Código Civil.

 

Pasos a seguir para el reclamo

 

Teniendo claro lo anterior, no pierda tiempo y contacte a un abogado experto en materia inmobiliaria, especialmente en vivienda no entregada. De esta manera, podrá estar asesorado en cada paso del camino para que su reclamación sea exitosa.

 

Por su parte, será de suma importancia que recopile toda la información de su relación con la promotora, a saber: el contrato de compraventa, los comprobantes bancarios de las cantidades aportadas en las cuentas de la promotora, el seguro o aval bancario en caso de que la promotora lo hubiese contratado, así como alguna documentación donde se evidencien los bancos con los que trabajaba la promotora e incluso la publicidad de la promoción será de ayuda.

 

Negociación extrajudicial

 

Una vez cuente con toda la documentación, lo siguiente será remitir burofax a la promotora, en el cual se resuelva el contrato de compraventa y se reclame la devolución del dinero aportado. 

 

En caso de que la promotora no devuelva las cantidades en el plazo que se le haya concedido, por lo general de 30 días, se remitirá el burofax al seguro, en caso de haber sido contratado por la promotora. De no haber aseguradora, a la entidad bancaria que diera el aval bancario y en su defecto, se remitirá el burofax a la entidad bancaria que concedió el crédito a la promotora. La responsabilidad de esta última, se deriva del incumplimiento de su deber de vigilancia.

 

Demanda judicial

 

Si este intento extrajudicial no fuese fructífero, se interpondrá demanda judicial ante los Tribunales, en la que solicite la devolución de las cantidades entregadas anticipadamente y los intereses legales devengados.

¡Contáctanos! Solicita tu Presupuesto

Abrir chat
1
Hola ¿En qué podemos ayudarte?