Defectos de construcción Madrid. Todo lo que debes saber

En el mundo inmobiliario, los defectos de construcción son una realidad constante y generan una serie de responsabilidades. Sin embargo, para poder reclamarlos de forma adecuada se hace necesario conocer la vía idónea y qué pasos se deben seguir.

En este sentido, hay que tener en cuenta que toda reclamación, siempre debe realizarse con la debida asesoría y representación de un abogado experto en materia inmobiliaria. La articulación de la correcta estrategia jurídica dependerá de la posición que se ocupe respecto a los defectos constructivos: comprador o adquirente del inmueble, promotor de la edificación, constructor o dirección facultativa de las obras.

¿Qué es un defecto de construcción? Plazos para efectuar las reclamaciones por vicios o defectos de construcción

Lo primero es delimitar el concepto de «defecto de construcción» pues, en definitiva, viene a ser un vicio o defecto que provoca un daño material que puede comprometer la obra en su conjunto, alguna de sus partes o la seguridad de sus habitantes. 

En este sentido, se contemplan diferentes tipos de defectos de construcción, de conformidad con la Ley de Ordenación de la Edificación:

Defectos de terminación o acabado

Afectan principalmente a la estética de la construcción y derivan de la propia ejecución material de la obra. Suelen ser puestos de manifiesto por los compradores en las visitas previas a las viviendas nuevas si bien, en ocasiones, el promotor no le concede esa posibilidad abocando al comprador al tener que reclamar con posterioridad a la escritura de compraventa.

Plazo de garantía 

El afectado tiene un año para iniciar la reclamación, contada desde la firma del acta de recepción entre el constructor y el promotor de la obra. En todo caso,  no dude en contactarnos para evaluar convenientemente su caso y sugerirle la estrategia adecuada. 

Defectos de habitabilidad

En estos casos, la problemática o daño es mucho mayor que la simple estética. En tal caso, suponen verdaderos problemas o riesgos para la habitabilidad del inmueble. Al respecto, se entiende que existen estos defectos cuando la obra o sus instalaciones no cumple con los requisitos técnicos dispuestos en las normas especiales y que pueden estar referidas a: 

– Normas sobre higiene, salud o medio ambiente.

– Disposiciones sobre materias de ruido, aislamiento térmico o impermeabilización. 

– Funcionalidad de la construcción que impida su disfrute.

– Incumplimiento de normas contra incendios.

Este tipo de daños es uno de los más complejos, pues su reparación puede implicar costes muy altos.

Plazo de garantía

En estos casos, el plazo de garantía es de tres años a partir de la firma del acta de recepción

Daños de estructura y cimentación 

Estamos ante verdaderos daños estructurales que comprometen la estabilidad o la resistencia mecánica del edificio. En este caso, el daño está referido a los cimientos, muros e incluso vigas de contención, losas y otros elementos de la estructura. 

Plazo de garantía

Vista la gravedad del daño, el plazo de garantía es de diez años contados desde la firma del acta de recepción.

Ahora bien, todos los plazos de garantía anteriormente señalados caducan, es decir, una vez transcurridos los mismos no se puede reclamar al causante de los daños. Por eso hay que tener presente el concepto de plazo de prescripción para efectuar la reclamación el cual es de dos años desde la producción del daño de que se trate y siempre que ese daño se haya producido dentro del período de garantía. Todas estas circunstancias y la valoración de si su concreto caso se encuentra dentro del plazo establecido legalmente para formular su reclamación debe ser examinado por un letrado especializado en Derecho Inmobiliario.

Defensa y representación de agentes de la construcción 

Las construcciones siempre implicarán un riesgo. La actividad de la construcción es compleja y contiene una relación interconectada de múltiples contratos entre los diferentes agentes de la edificación. Se requiere de la máxima diligencia en su ejecución, tanto en sus fases previas como en el empleo posterior de los mejores materiales y mano de obra. Ahora bien, si a pesar de lo anterior ocurre un daño, se hace necesario determinar el alcance del mismo y si este daño puede ser corregido. 

En todo caso, los agentes de la construcción asumen una enorme responsabilidad en la ejecución de la obra, por lo que necesariamente deben contar con el debido asesoramiento ante cualquier tipo reclamación. En TuAbogadoInmobiliario somos los mejores especialistas en defensa y representación de agentes de la construcción, por lo que no dude en contar con nuestra representación.

Abrir chat
1
Hola ¿En qué podemos ayudarte?