Arrendamientos en Madrid

La alta movilidad de personas que vive nuestro territorio, genera que el arrendamiento sea la opción ideal para gozar de espacios en inmuebles para ejercer nuestra actividad comercial, vivir, aparcar nuestros vehículos e incluso guardar bienes y objetos que ocupan mucho volumen. 

 

Ahora bien, cada uno de estos supuestos implica la existencia de un arrendamiento que establezca, de forma cierta, las obligaciones y responsabilidades de cada parte. A su vez, para evitar controversias o incumplimientos, nada mejor que contar con representación jurídica. En este sentido, en Tuabogadoinmobiliario somos expertos en materia de arrendamientos en Madrid, por lo que no dude en contactarnos. 

 

¿Qué es un arrendamiento?

 

Previo a entrar al tema, veamos en qué consiste un arrendamiento. El mismo debe ser entendido como un contrato, según el cual el propietario de un inmueble, quien pasa a denominarse arrendador, le otorga a otro la posición de su bien a otra persona, que se denomina arrendatario, a cambio del pago de una cantidad de dinero, llamado canon.

 

En consecuencia, siempre será necesario el debido asesoramiento en materia contractual en todas las cuestiones arrendaticias. Solo así será posible establecer un contrato que satisfaga las necesidades de las partes, al tiempo que se ajuste a las eventuales disposiciones legales y de obligatorio cumplimiento en materia de arrendamientos. 

 

Tipos de arrendamientos en Madrid y particularidades

 

No todos los arrendamientos funcionan de la misma manera. Así, existen disposiciones especiales según el tipo de inmueble y finalidad con el que se pretenda usar. En razón de ello, podemos distinguir los siguientes tipos de arrendamientos:

 

Alquiler de viviendas

 

Es el tipo de arrendamiento por excelencia, en el cual el arrendador y arrendatario pactan determinadas condiciones como tiempo de uso, canon mensual, condiciones de mantenimiento, entre muchas otras, para la posesión de un inmueble que será usado como vivienda. 

 

Veamos las características que componen este alquiler de viviendas en Madrid

 

El contrato de alquiler 

 

Es la pieza fundamental del arrendamiento, toda vez que el mismo contendrá las disposiciones, normas y obligaciones que asuma cada parte con respecto al tiempo que dure el arrendamiento. ¡No incurras en el error de adquirir una plantilla o formato de contrato de arrendamiento! Dichos contratos genéricos no evalúan las necesidades y/o expectativas de cada parte, por lo que pueden estar llenos de lagunas o vacíos. 

 

En todo caso, siempre será preferible que el mismo sea elaborado por un letrado que recoja lo pactado por ambas partes. 

 

Duración del arrendamiento de viviendas

 

En la actualidad, el tiempo mínimo de arrendamiento para viviendas es de tres años, con una prórroga obligatoria. Ahora bien, esta obligación de duración está más referida al arrendador, pues el arrendatario tiene la prerrogativa de dar por terminado el contrato de arrendamiento, transcurridos al menos 6 meses del mismo.

 

En todo caso, a pesar de esta disposición de terminación anticipada para el arrendatario, es posible que el arrendador exija la inclusión de una cláusula de indemnización en caso de terminación anticipada. Todo dependerá de la debida representación e intervención que el letrado conocedor de la causa decida realizar.

 

Fianza

 

La fianza es el concepto que paga el arrendador por concepto de cuidado del inmueble y posibles deterioros. Dicha fianza debe ser devuelta por el arrendatario al finalizar el arrendamiento. 

 

Ahora bien, en el caso particular de Madrid esta fianza debe ser depositada en la Agencia de Vivienda Social de Madrid. Caso contrario, el arrendador puede quedar sujeto a una serie de multas o sanciones administrativas.

 

Desahucio en Madrid

 

Una de las situaciones más incómodas para un arrendador, es la de tener que solicitar el desahucio del inquilino porque éste haya incurrido en incumplimiento del contrato. En tales casos, es posible acudir a un procedimiento expedito, para lograr la salida del inquilino, siempre y cuando se cumplan los pasos adecuados.

 

Si esta es su situación, ante todo debe saber que es posible lograr un desahucio rápido; sin embargo, es necesario evaluar su situación particular para indicarle la mejor vía.

 

Alquiler de garaje o trastero

 

Las necesidades de aparcamiento de coches y motos han originado que este tipo de arrendamiento esté cada vez más en auge. Ahora bien, es necesario distinguir los supuestos de cuando se alquila un espacio a una empresa, a un particular o al anexo de una vivienda. 

 

Alquiler a un particular

 

Es el tipo de alquiler que se hace entre personas, donde una de ellas pone a la disposición de la otra un espacio para aparcar. Todo ello sin mayores formalidades que el acuerdo de voluntades. Es de destacar que no existe una ley específica que regule estos casos, por lo que opera la libertad de voluntades entre las partes.

 

Alquiler de garaje a una vivienda

 

En caso de que se alquile una vivienda y un garaje como accesorio, entonces el mismo se regirá por las disposiciones de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Pero recordemos que esto solo aplicará para el supuesto del alquiler conjunto de vivienda y garaje y que ambos sean propiedad del mismo arrendador.

 

Alquiler de garaje a una empresa

 

Se rigen por condiciones especiales, como reportar valores dejados dentro del vehículo o exhibir justificantes de resguardo, normas estas que están contenidas en la Ley sobre el contrato de aparcamiento de vehículos.

 

Alquiler de locales

 

Es el tipo de arrendamiento en donde opera con mayor libertad la autonomía de la voluntad de las partes. Esto significa que no existe un tiempo mínimo de duración del contrato o condiciones sobre depósito o fianza en el caso del alquiler de locales comerciales o destinados a negocios. Así, la ley únicamente vendría a suplir o a ser aplicada en aquellos casos en los que las partes no hayan señalado nada.

 

Alquiler de naves industriales

 

Al igual que el caso anterior, este tipo de arrendamiento se rige por la autonomía de la voluntad de las partes. Ahora bien, en estos contratos hay que prestar especial atención a la duración del contrato, gastos derivados, uso y destino, así como variaciones en las rentas del alquiler. 

 

Consecuencia de lo anterior, nada mejor que contar con un especialista en materia arrendaticia que determine el alcance del contrato, sus variaciones y alternativas a ser aplicadas según cada supuesto.

¡Contáctanos! Solicita tu Presupuesto

Abrir chat
1
Hola ¿En qué podemos ayudarte?